Rifito.com - El primer portal bereber en español
|| Ж ||

Las calles de Nador, una realidad

Publicado por rifito On 15.3.12

calles de nador

4 Comentarios para "Las calles de Nador, una realidad"

  1. MORO JUAN DE VILLA NADOR Dice,

    La Luna, Martes y las calles de Villa Nador, son de
    la misma familia, de padre y madre, en Marte no hay gobierno en la Luna tampoco tiene gobierno y las calles de Villa Nador, si tienen gobierno, pero como si no lo tubieran, por que estan mas abandonadas que la luna o martes.

     

  2. Anónimo Dice,

    ¿Nador se ha convertido en un paisaje lunar?. Está a punto de llegar una comisión internacional de geólogos, para estudiar sobre el terreno este singular caso.
    A lo mejor resulta que los nadorenses, no somos habitantes del planeta TIERRA.
    Saludos paisanos.

     

  3. Anónimo Dice,

    jajajajaja; No sé a ustedes pero a mí me ha parecido muy graciosa

     

  4. Anónimo Dice,

    Lo que note en ultimo viaje a Nador,la ciudad donde yo naci,parece una ciudad muerta,todas las casas cerradas , no se ve gente por la calle,donde
    solamente ves movimiento es en el zoco y en la calle comercial que se encuentra en la parte trasera de la antigua parada de autobuses,en los años 50 y 60 habia otro ambiente,aqui en el barrio que yo vivo hay una colonia bastante numerosa de rifeños y aqui viven de otra manera
    salen a pasear a los parques,las mujeres van a buscar a sus hijos al colegio ,van todas ellas juntas hablando de sus cosas,en fin es otro mundo distinto,no se si cuando visite Nador la ultima vez estaban con el Ramadan,no se si seria por eso.Un saludo a todos los Rifeños.

     

Publicar un comentario

Danza, alegría.
Té, cus-cus.
Melancolía
raíces y cábila.
Hospitalaria halamadanía.
Idiosincrasia amazigh.
Cultura milenaria.
Tribus varias,
especias y barro.
Adobe y aroma.
El cordero que siempre
acompaña
Ouhajje, El Founti,
Yqraien, Ibujien…
y el rifeño de mi alma.
Olor de anafre, pan de trigo.
Tallin.
Y tu abierta morada.
Das de beber al sediento,
zalea al que descansa.
Y aunque sea, un trozo.
de pan con aceite,
y un vaso de té.
al que pone el pie.
En tu cábila.
El Don del que presume.
tu semblanza.
Bereberes, ¡ qué hermosa palabra!

Horía Abselam

Posts Recientes

Últimos Comentarios

Menú