Rifito.com - El primer portal bereber en español
|| Ж ||

republica del rifEscrito por Carlos González Rosado para El Faro

Si damos una vuelta por el Museo Especifico de Regulares, ubicado en el Acuartelamiento González-Tablas, una de las cosas que no dejará de llamarnos la atención, por la originalidad de los artículos que la componen, es sin lugar a dudas una vitrina situada en la planta baja dedicada al Comandante don Agustín Fernández Chicarro y Ambort, donde entre diversos objetos y fotografías de notable interés que pertenecieron a este ilustre Militar se pueden contemplar varios de los recogidos por nuestro protagonista, Jefe del segundo Tabor del Grupo de Fuerzas Regulares Indígenas de Melilla nº 2, en el Cuartel General de Mohamed ben Abdel-Krim El Jatabi, más conocido por Abdel-Krim, tras el desembarco de Alhucemas el 8 de septiembre de 1925, destacando de entre todos ellos, por su incalculable valor histórico, unas antiguas tablas de abluciones, pertenecientes al propio Jefe Rifeño, una espingarda y un alfanje, de uno de sus Caídes, y completando el conjunto un pequeño (127 x 82,5 milímetros), y original billete de color anaranjado con una leyenda donde se puede leer: “State Bank of the Rif”, ONE RIFFAN, y que seguro llamará la atención del visitante. Se trata del Riffan, moneda del Rif, y aunque su vida fue efímera, igual que la República que lo vio nacer, su pequeña historia no es por ello menos curiosa.

Abd-el Krim, líder de la Kabila de los Beni Urriagales, una vez que se levantó contra el poder del Sultán y del Majzén (Gobierno de Marruecos). Y contra las tropas españolas que ejercían su misión en el Protectorado, llevó a cabo una serie de reformas legales y administrativas, con la idea de obtener un rápido reconocimiento de las potencias occidentales, entre las que destacan la unificación de las Kabilas, reformas administrativas y sociales y, sobre todo, reformas económicas llegando a crear una moneda propia, el Riffan, que da nombre a este artículo.

La rebelión era para las gentes del Rif y Yebala la principal arma para conseguir su tan ansiada autodeterminación. Después de una serie de escaramuzas dirigidas por Abdel-Krim que condujeron a las fulgurantes victorias contra las tropas españolas, las cábilas de aquella zona viendo en él al líder que les podía guiar a la independencia le juraron fidelidad, quedando casi todas las del Rif Oriental bajo su mando. Abdel-Krim gran conocedor de la forma de actuar de España, no en vano se había formado y trabajado para la administración española en Marruecos, decidió crear una república independiente en el interior del reino cherifiano, proclamando de este modo el 1 de febrero de 1923 y con él mismo como presidente su “República del Rif”.

El nuevo presidente formó su propio Majzén o gobierno, llevando a cabo rápidamente una serie de reformas legales y administrativas con la idea de arabizar e islamizar toda la zona de influencia; destacando entre otras: la unificación nacional de las Cábilas, reformas judiciales, sociales, de defensa, creando un ejército regular, y sobre todo económicas, donde aparte de establecer un sistema tributario estable por primera vez en su historia, entabló importantes relaciones internacionales con el fin no sólo de abastecerse militarmente sino de extender su causa fuera de sus fronteras buscando de esta manera el reconocimiento diplomático de países como Francia, Gran Bretaña y otras naciones, que le abriera las puertas de la Sociedad de Naciones.

De este modo nacieron relaciones con el Gobierno Británico, atraído éste por la riqueza mineral del norte de Marruecos, así como con comerciantes de otros países que veían una buena oportunidad de enriquecerse con el contrabando de armas a cambio de concesiones mineras. De entre todas ellas, y volviendo de nuevo a nuestro pequeño billete, destaca la que mantuvo con el contrabandista británico Capitán Charles Gardiner, el cual aparte de introducir con su yate “Silvia” en el Riff 16.000 fusiles comprados en Hamburgo y de crear un sindicato que le aseguró un número de concesiones comerciales del gobierno de Abdel-Krim en junio de 1923, propuso a éste la creación de un Banco Rifeño, apoyado por una importante entidad británica, fruto del cual nacería nuestro pequeño protagonista.

La moneda en concreto recibió el nombre de Riffan, y pretendió ser la moneda oficial de la nueva República. En cuanto a sus valores fueron dos, “One Riffan”, de color anaranjado y “Five Riffans”, amarillo pálido, equivalentes a 10 peniques ingleses, un franco francés de oro o una peseta el segundo, desconociéndose la cantidad de ellos que se editaron. El texto además de en árabe aparecía en inglés, aunque la mayor parte de la población del Rif estaba más familiarizado con el español y en menor grado con el francés que con este último, el motivo de de esta particularidad, aunque no está del todo comprobado, al igual que si la fecha que aparece en los mismos, 10-10-23, era la prevista para su edición o simplemente la fecha de acuerdo de Abdel-Krim con el sindicato de Gardiner, parece ser que fue a que se editaba en Inglaterra, siendo quizás el principal motivo el darles una proyección internacional que repercutiese en sus proyectos de independencia, y aunque se emitieron algunos billetes, estos no llegaron a circular debido principalmente a la falta del reconocimiento internacional de la pretendida República, que hacía que dichos billetes careciesen de valor fuera de su zona de influencia, y a lo efímero de la misma, pues apenas duró tres años y que terminó con el abandono de Fez, el 27 de mayo de 1926, del propio Abdel-Krim y su exilio en la Isla de Reunión en el Océano Índico, tras la ofensiva general de España y Francia. De todos modos todo parece indicar que se trató de un engaño del propio Gardiner pues según parece la forma que tenía de venderlos era canjearlos por pesetas y francos que a diferencia del Riffan si estaban reconocidos internacionalmente. Hoy en día a su valor histórico hay que añadir el numismático, pues a pesar de que su pequeña historia no está del todo clara, es una pieza muy apreciada entre los coleccionistas.

4 Comentarios para "El Riffan, la moneda de la efímera República del Rif"

  1. Anónimo Dice,

    Hola a todos.
    Estoy interesado en alguna moneda o billete del protectorado. Estoy dispuesto a donar una buena cantidad, no tengo ningun problema. Por favor contactad al correo
    elcoleccionista08@hotmail.com
    Gracias

     

  2. Anónimo Dice,

    Señor rifito:

    Seria un detalle que en el inicio pusieras tambien la fecha musulmana que creo que se te olvida.

     

  3. Anónimo Dice,

    Tengo un billete de 1 riffan en perfecto estado, al que se refiere el artículo. Estaría dispuesto a venderlo.Si alguien está interesado nos pondríamos en contacto por internet.

     

  4. AHNOCH Dice,

    Yo estoy enteresado de ese billete,yo ago un difuerzo de cambiartelo con un porrito autentico de KETAMA

     

Publicar un comentario

Danza, alegría.
Té, cus-cus.
Melancolía
raíces y cábila.
Hospitalaria halamadanía.
Idiosincrasia amazigh.
Cultura milenaria.
Tribus varias,
especias y barro.
Adobe y aroma.
El cordero que siempre
acompaña
Ouhajje, El Founti,
Yqraien, Ibujien…
y el rifeño de mi alma.
Olor de anafre, pan de trigo.
Tallin.
Y tu abierta morada.
Das de beber al sediento,
zalea al que descansa.
Y aunque sea, un trozo.
de pan con aceite,
y un vaso de té.
al que pone el pie.
En tu cábila.
El Don del que presume.
tu semblanza.
Bereberes, ¡ qué hermosa palabra!

Horía Abselam

Posts Recientes

Últimos Comentarios

Menú